Perspectivas

En XM reconocemos que la industria eléctrica está experimentando una transición importante, debido a factores exógenos y mundiales como son la descarbonización, la digitalización y la electrificación masiva de muchas actividades económicas. Estos factores han motivado la penetración acelerada de nuevas tecnologías como las Fuentes renovables no convencionales, FERNC, el almacenamiento a gran escala y los recursos energéticos distribuidos. Se prevé además que los mercados eléctricos evolucionen hacia plataformas más incluyentes y participativas, digitales, dinámicas y muy cercanas al tiempo real.

Tal como ha venido sucediendo, continuará la creciente incorporación de recursos de generación con fuentes renovables no convencionales, recursos energéticos distribuidos, y en general, nuevas formas de compra - venta de electricidad.

La dinámica de los mercados, de la mano de las modificaciones regulatorias, se acelerará mediante la participación de empresas de sectores no tradicionales que están identificando al sector energético como un campo atractivo para la realización de negocios y creación de valor.

Consistentes con lo anterior, desde hace varios años venimos trabajando en determinar la manera más adecuada de enfrentar esta transición, buscando mantener altos estándares de calidad en la prestación del servicio de operar y administrar el mercado de energía, mediante la incorporación de nuevas y mejores tecnologías y prácticas.

En XM hemos definido una estrategia alineada con los objetivos corporativos y que se enfoca en temas esenciales como la excelencia operativa, la innovación, la transformación digital y el impacto social del negocio. Todo lo anterior, apalancado en un grupo humano comprometido, habilitado en las competencias requeridas y de la mano de aliados claves para el crecimiento y desarrollo.

Los años venideros nos exigirán la vigilancia permanente de la aceleración de los cambios del entorno y la rápida toma de decisiones para adaptarnos a estos escenarios. Se avistan retos importantes como la armonización de los mercados mayorista y minorista, la ciberseguridad, la incorporación de nuevos actores y el crecimiento en el volumen de las operaciones, con nuevos elementos digitales y de analítica avanzada.

Estos desafíos significan grandes oportunidades y esfuerzos que retarán nuestras capacidades de adaptación y apropiación de conocimiento, temas que tienen un sitio en la agenda táctica para los próximos años y que viabilizarán el logro de nuestros objetivos. ​​

Perspectivas