Contratos de largo plazo registrados

Contratos de largo plazo registrados​

Las transacciones de energía en contratos bilaterales de largo plazo permiten determinar las diferencias de energía con respecto al mercado de la Bolsa de Energía. La asignación de las cantidades para el despacho de los contratos son realizadas por el ASIC, en función de las condiciones definidas en cada contrato y las reglas del mercado, por orden de mérito de precio y la modalidad de despacho de los contratos: Primero se asignan las cantidades en los contratos pague lo contratado, luego las cantidades pague lo contratado condicional y finalmente los contratos pague lo demandado.


De acuerdo con lo anterior, la Tabla 1 muestra la clasificación de los contratos de largo plazo registrados desde el año 2009: 1) contratos con cantidades y precios fijos, 2) contratos con cantidades fijas a precios variables, 3) contratos con cantidades variables a precios fijos y 4) contratos con cantidades y precios variables. En la Tabla 1, se aprecia que la mayor proporción de los contratos que se han registrado en los últimos 10 años son para bloques de energía de cantidades fijas a precios fijos y la menor tasa de registro se presenta en los contratos con precios variables.​


 

En la Gráfica 2 se muestra la distribución de las compras en contratos de largo plazo para atender la demanda del mercado regulado y las compras para el mercado no regulado (para la atención de la demanda en este mercado y las obligaciones en ventas en contratos).

Los contratos para la atención del mercado regulado han venido en crecimiento desde 2012, excepto en 2015 cuando se presentó el fenómeno de “El Niño”. Los contratos para el mercado no regulado no han tenido un comportamiento regular ya que han crecido y decrecido en número con respecto al año inmediatamente anterior, para los últimos 10 años.

Solo entre los años 2013 y 2014 se observó un crecimiento en número de contratos, pasando en 2014 a ser más del doble de lo que se tenía registrado en 2012. Como se observó en la Gráfica 1, se puede ver también en la tendencia de la Gráfica 2 que los contratos en la modalidad pague lo contratado son los que más se registran. En 2017 se ve un decremento en los contratos del mercado no regulado con respecto a los del año 2016, lo que coincide en ese mismo año con el decremento de los contratos de precios variables; lo cual da cuenta de que la mayor proporción de los contratos a precios variables son del mercado no regulado. Así, el aumento de los contratos del mercado no regulado en 2018 refleja también el aumento de los contratos a precios variables del mismo año.​

Tabla 1. Contratos de largo plazo que iniciaron despacho en los últimos 10 años.
Cantidades
fijas
Cantidades
variables
Precios fijos 2,290
68.01%
632
18.77%
Precios variables
185
5.49%
260
7.72%​


La Gráfica 1 muestra el comportamiento desde 2009 del número de registros de contratos que iniciaron despacho, de acuerdo con el tipo de asignación de la Tabla 1. Se puede ver que 2018 fue el año con el mayor número contratos que iniciaron despacho en los últimos 10 años. 2011 y 2012 fueron los años con el menor número de contratos que iniciaron despacho. A partir de 2013, se observa un aumento en el número de registros, con una notable caída en 2015, época que coincidió con el fenómeno de “El Niño”. Desde 2011, se aprecia un constante aumento en el número de contratos despachados a precios fijos y cantidades variables, salvo en el 2015. En la tendencia, los contratos a precios y cantidades variables siempre han sido los de menor cantidad de registros en cada año, siendo tan solo de un 5 al 10% en el número de registros que iniciaron despacho en cada año.

 ​

Gráfica 1. Número de contratos que iniciaron despacho por tipo de asignación

Exportar Excel

Gráfica 2. Número de contratos que iniciaron despacho por tipo de mercado

Exportar Excel


Gráfica 3. Duración de contratos de largo plazo por año de solicitud

Exportar Excel


La Gráfica 3 corresponde con la duración en años de los contratos de largo plazo solicitados en registro cada uno de los años de la última década. 2018 ha sido el año en el que más se han solicitado registros de contratos con duraciones de 1 hasta 10 años y más, salvo para los de duración entre 1 y 2 años, cuya mayor cantidad de contratos se registró en 2014. La mayor cantidad de contratos de largo plazo que se registran ante el MEM, cerca del 90%, son de duración de dos años o menos y de acuerdo con los análisis de las Gráficas 1 y 2, estos son en mayor proporción de cantidades y precios fijos.